15/4/16

Refrigerador de General Electric del año 1936

Dejo un anumcio del año 1936 en España, un anuncio de un simple refrigerador, hoy algo imposible de pensar. Era entre mecánico y eléctrico, un simple armario donde se metían los alimentos y por efecto de la evaporación de la humedad junto a unos gases que eran sin duda tóxicos y muy contaminantes. Estos refrigeradores eran unos electrodomésticos muy caros para la época, sólo los tenian unas pocas familias. Parte del resto se tenían que conformar en el mejor de los casos son simples neveras, armarios blancos donde meter el hielo y que este refrigerara lo que dentro se colocaba.

8/4/16

Antídoto Pladesan, un medicamente para todo y todos

Ha pasado más de un siglo de este anuncio y se nota mucho. Dirigido directamente a las mujeres, pero curiosamente publicado en un diario eminentemente masculino en aquellos años de cafeterías serias, habla de un medicamente para resolver las menstruaciones difíciles, los flujos, las irritaciones genitales y urinarias, la esterilidad, las jaquecas y la inapetencia. Todo junto y revuelto, como si un simple medicamento pudiera con todo esto.

Antídoto Pladesan era incluso agradable al paladar. Pero se vendía en perfumerías y droguerías. Mal invento, diría con los años si se venden en las mismas tiendas que la sosa caústica.

5/4/16

Agua divina, agua de salud, que no se toma, sólo unas gotas en el pañuelo

Poder disponer de “Agua Divina E. Coundray” es divino. Un agua para la salud, que da frescura a la juventud y que además preserva de la peste y del cólera morbo. Un lujo. Y lo más curioso, con unas gotas ya es suficiente, puestas en el pañuelo pues no es necesario ni tomarlas. Casi un agua milagrosa. Eso si, lo venden en los mejores boticarios y peluqueros de las américas y en París. Era hace dos siglos, pero mola el anuncio avisando que el producto ya había tenido incluso una medalla de oro.